Los pensionistas de Venezuela, desesperados tras un año sin pensión.

«A Maduro le entra por un oído y le sale por el otro nuestra situación pero tenemos que pedir hasta comida»Los retornados de Venezuela, desesperados tras un año sin pensión. Muchos han comenzado a recibir prestaciones y otros subsisten gracias a la ayuda de sus familias

Un año y 18 días sin cobrar un euro. Esa es la situación en la que se encuentran los retornados venezolanos en Asturias que continúan sin recibir su pensión por parte del Gobierno de Maduro. Se muestran desesperados, y es que muchos de ellos se han quedado sin los ahorros de toda una vida. Cada semana, la Asociación de Pensionistasy Jubilados de Venezuela en Asturias (ASOPEVE ASTURIAS) se reúne en el Centro Municipal Integrado de la Arena para buscar la manera de dar a conocer su historia y encontrar una solución a su problema.

Piden al Gobierno de España que tome cartas en el asunto y haga a Venezuela cumplir el convenio bilateral firmado por ambos países.

«Nosotros no podemos hacer nada. Al señor que está al mando allá esto le entra por un oído y le sale por el otro», afirma Juan José González, uno de los afectados. La situación de este retornado y su esposa es desesperante. Logran subsistir gracias a la prestación que les ha concedido el Ayuntamiento de Gijón y que esperan que, una vez finalizada, la continúe el Principado. Ese dinero no es suficiente para comer, por lo que han tenido que recurrir a ayuda. «Tenemos que pedir a una institución religiosa comida», explican. Todos los ahorros que han traído de Venezuela los han gastado, incluso lo recibido por la venta de un piso.

La situación de sus hijos es también bastante precaria, por lo que no tienen familiares que les puedan echar una mano. Todos han vuelto del país sudamericano, incluidos sus perros porque «allí o comen las personas o comen los perros». Asegura que la solución al problema no recae en ellos y que tiene que ser el gobierno español «el que hable de tú a tú a Venezuela. Contra ellos hay que hablar fuerte y actuar a lo bravo».

Juan José también reprocha la posición de algunos partidos como Podemos, del que dice sentirse «avergonzado» al rechazar en el Congreso la iniciativa promovida por Ciudadanos para exigir al Gobierno de Venezuela que cumpla sus obligaciones con los jubilados residentes en España.

«Pienso que si viviese en Caracas sí que estaría cobrando mi pensión», apunta Rafael Vázquez, otro de los afectados. Tanto él como su mujer no han percibido su paga desde enero de 2016. Vino a España con su familia en el 89 y empezó a recibir la retribución por su jubilación hace un par de años. Son sus hijos los que los están ayudando a salir adelante. «Gracias a Dios están todos trabajando y pueden echarme una mano», apunta. Fueron ellos los que se hicieron cargo del pago de la hipoteca que Rafael tiene aquí y es su hija la que acoge a su padre y a su madre en casa.

Maritza Borges y su marido vivían acomodadamente en Caracas hasta que en 2008 decidieron venir a Oviedo. Durante este año logrado salir adelante gracias a los ahorros de toda una vida que ya se han acabado. Su hija vive en Barcelona y quiere que sus padres se trasladen a vivir con ella. Maritza no desespera en su lucha, a pesar de ver como la situación afecta enormemente a su marido. «Siempre hay esperanza. Seguiremos luchando por lo que es nuestro. Por el momento, hemos vuelto a enviar todos los papeles a Venezuela y esperamos una respuesta», afirma.

La situación de Mercedes González es muy similar a la de sus compañeros. Gijonesa de nacimiento, lleva desde 2003 viviendo en España. Fue en 2008 cuando comenzó a recibir la pensión por parte de Venezuela. Ahora que se encuentra sin ningún ingreso ha tenido que empezar a vender cosas para poder pagar el alquiler. Exige al gobierno que tome cartas en el asunto porque «todo está yendo demasiado lento y no nos están tomando en serio. Creo que hay intereses creados». Esta retornada pide a la administración española que les vuelvan a conceder los complementos a mínimos que un día cobraron y que se les retiró cuando su pensión de Venezuela superó el salario mínimo.

Todos ellos culpan al Gobierno de Maduro de la situación que están siendo obligados a vivir. Saben que en Venezuela se están cobrando las pensiones, pero ninguno de ellos quiere volver. Reconocen que hace décadas, la vida en el país sudamericano era muy diferente a la de hoy día y algunos incluso afirman que sus mejores años los vivieron allí. Por el momento, y a falta de dar con una solución a su problema, la asociación tiene pensado realizar una serie de movilizaciones a nivel nacional. La primera en Asturias tendrá lugar el próximo 4 de febrero en la plaza de La Escandalera. «Queremos que la gente conozca nuestra situación», argumentan.

lavozdeasturias.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: