Preocupación de los pensionistas en el exterior

Para ellos, los jubilados y pensionados venezolanos que viven en el exterior, la tercera edad ya no es una época de solaz. Todo lo contrario. A los achaques y, en muchos casos, olvidos propios de la vejez se suma una nueva preocupación: la estabilidad económica. Trabajaron toda su vida en Venezuela y decidieron migrar, pero desde hace más de un año no reciben el dinero que les corresponde. Parece que ni la huida a otras latitudes es garantía para escapar de las fauces del Gobierno, así lo reseña El Estímulo.

Existen, en total, 12.000 jubilados y pensionados en el exterior, de acuerdo con la declaración de emergencia migratoria que hizo la Asamblea Nacional (AN) en septiembre de 2016. No hay cifras oficiales, pero las asociaciones indican algunos datos: en México hay 300; en Argentina, se contabilizan 45, pero pueden ser más; en Chile, cerca de 2.000; en Italia, 400. Nada más en España se suman 9.000. De esas cifras, algunos son pensionados del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), que tiene convenio con seis países: Chile, Ecuador, España, Italia, Portugal y Uruguay. Eso quiere decir que, después de hacer los trámites, las mujeres mayores de 55 años de edad y los hombres mayores de 60 años pueden recibir su pensión en moneda extranjera. Pedro Ontiveros, presidente de la Asociación de Jubilados y Pensionados Venezolanos en la Comunidad de Madrid, señala que este grupo tiene más de 15 meses sin cobrar.

También están los jubilados de las instituciones públicas, que reciben el dinero en bolívares y, a través de una solicitud a Cencoex, pueden cobrar sus divisas en el extranjero. En este caso, dice Ontiveros, la deuda data de más de 18 meses. Hay quienes tienen derecho a recibir tanto la pensión como la jubilación. “Pero desde mediados de 2015 solo pueden cobrar una de las dos. El Gobierno no dio explicaciones para esta decisión. Nosotros hemos ido al IVSS, al Cencoex, a la Defensoría del Pueblo, a la Embajada de Venezuela y al Consulado de Venezuela en España. Nos reciben en todos lados, pero no nos dan respuestas. Es la primera vez que vivimos una situación así”, señala Ontiveros, quien fue profesor de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador y ya tiene 12 años en España.

Leslie Borjas, responsable de relaciones institucionales de la asociación, asegura que el asunto es crítico: “Sabemos de personas que han tenido que dejar sus apartamentos porque no tienen dinero, otros que van a buscar comida en Cáritas. El año pasado se murió un señor en Alicante y no hubo cómo pagar sus gastos funerarios. Al final, el ayuntamiento ofreció ayuda a la familia”. El Gobierno, entonces, no solo viola los derechos más básicos de los ciudadanos venezolanos dentro del propio país, sino que también incumple lo consagrado en el artículo 22 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: el derecho a la seguridad social, indispensable para mantener la dignidad y el libre desarrollo de la personalidad en cualquier lugar del mundo.

Extranjera aquí y allá María Teresa -prefiere no dar su apellido- tiene 79 años de edad, una estatura pequeña y una sonrisa amplia. Ha pasado bastante tiempo, pero recuerda con claridad la primera vez que vio las costas de Venezuela, la noche del 29 de diciembre de 1954. Llegó en barco desde España, su país natal, y le sorprendieron las luces de las casitas. “Mi mamá nos dijo: ‘Miren, parece un nacimiento’. Lo vi precioso, pero al día siguiente fue un poco decepcionante cuando nos dimos cuenta de que eran ranchos”, dice.

De todos modos, a esa joven de 17 años de edad le gustó Venezuela, el calor en pleno diciembre y la gente amable. Su papá, originario de Burgos pero con residencia en Madrid, decidió llevarse a toda la familia, después de que el cónsul venezolano del momento le dijera que en ese país de Suramérica cualquiera se hacía millonario: el suelo tenía oro. La intención del hombre era hacerse rico y volver a España, pero nunca lo hizo.

elestímulo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s