El Consulado de Venezuela en Vigo, a la espera de “instrucciones” de Maduro para regularizar las pensiones que se adeudan


El Consulado de Venezuela en Vigo se encuentra a la espera de las “instrucciones” que le envíe el presidente Nicolás Maduro para regularizar el pago de las pensiones que se adeudan desde enero de 2016 y que el dirigente venezolano espera poder solventar en diciembre de este año.

En la entrevista que mantuvo con Jordi Évole en el programa ‘Salvados’ emitido el pasado domingo, y cuyas declaraciones recoge Europa Press, Nicolás Maduro reconoció que había un “problema con algunos pensionados que están en el exterior, que debe resolverse muy pronto” y explicó que se debió a la “bajada abrupta, dramática, de las divisas del país”.

En este sentido, explicó que había que pagarlas en euros y que han tenido que “reconfigurar el presupuesto exterior del país”. “Seguramente esas pensiones que tienen que ser pagadas en moneda internacional van a ser resueltas en el mes de diciembre, como estoy trabajando con el Ministerio”, manifestó en esa entrevista Nicolás Maduro, quien defendió que el 92 por ciento de las personas en edad de tener un subsidio de este tipo cuentan con “una pensión de dignidad”.

“Le estoy explicando por qué sucedió y me estoy comprometiendo como siempre en estos asuntos”, sentenció Maduro al ser preguntado por si se comprometía a resolver el problema del colectivo de pensionistas en diciembre de este año, como había referido.

A la espera de instrucciones

Por ahora, en el Consultado se encuentran a la espera de “instrucciones”. “No tenemos información concreta más allá de la expectativa y estamos a la espera de recibir instrucciones”, ha explicado, en declaraciones a Europa Press, el cónsul de Venezuela en Vigo, Martín Pacheco.

El diplomático venezolano ha incidido en que esta situación se debe a la “guerra económica” a la que el propio Maduro se refirió durante la entrevista y ha explicado que “lógicamente se quedan a la orden” de las instrucciones que reciban desde Venezuela para poder tramitar las pensiones para los venezolanos-españoles. Será, dijo, quitarse “un peso de encima” también para ellos.