De cara a la declaración de la renta 2017, la pensión de jubilación se considera un rendimiento del trabajo así que, en principio, no hay ninguna diferencia a la hora de hacer la declaración de renta entre un jubilado y un trabajador en activo.

En ambos casos funcionan los mismos límites para estar obligado a presentar la declaración. En el caso de que provengan de un solo pagador tienen que hacer la declaración quienes tengan ingresos superiores a los 22.000 euros.

No estarán sujetas a esta obligación quienes perciban pensiones exentas de tributación entre las que se encuentran las de orfandad, por incapacidad o inutilidad permanente, las obtenidas como compensación por actos de terrorismo o lesiones de la Guerra Civil, entre otras.

Sí, con rendimientos de capital mobiliario superiores a 1.600 euros

Tampoco contarán en ese límite las cuantías que puedan recibir los hijos en concepto de anualidades por alimentos percibidas por decisión judicial. En cambio, si la pensión es compensatoria o de alimentos para el cónyuge, éste sí está obligado a hacer la declaración cuando sus ingresos totales superen los 12.000 euros.

Pero no solo el margen de los ingresos del trabajo se aplica a la hora de saber si un jubilado debe o no tener que hacer la declaración. Por ejemplo, si los ingresos que percibe el jubilado por rendimientos de capital mobiliario, es decir, dividendos de acciones, intereses de depósitos, cuentas, seguros, etc… superan los 1.600 euros también deberá hacer la declaración.

Pensiones de extranjero, segundo pagador

Además entre el actual colectivo de jubilados también es habitual que perciban pensiones procedentes del extranjero. Cabe recordar que muchos de los que emigraron en los años 50 y 60 del siglo pasado residen ahora en España como jubilados.

En este caso, la cuantía percibida como pensión internacional sería tratada como un segundo pagador y si es superior a los 1.500 euros anuales, el límite para hacer la declaración desciende a los 12.000 euros año. Si la pensión internacional no llega a esos 1.500 euros, pero se hace declaración conjunta con el cónyuge, sí hay que reflejar el dinero percibido en concepto de pensión internacional sea cual sea su cuantía.

Deducciones extra prometidas

En las últimas semanas se ha hablado también de nuevas deducciones en el IRPF para que aquellos contribuyentes cuya pensión no supere los 18.000 euros anuales. Así lo anunció el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, el pasado 28 de marzo en la rueda de prensa del Consejo de Ministros que aprobó el proyecto de Presupuestos Generales para 2018.

Todo apunta a que, con los prometidos apoyos de Ciudadanos y el PNV esos presupuestos verán la luz en poco tiempo, pero antes tienen que pasar por el trámite de las enmiendas parciales de los grupos de Congreso lo que todavía podría incluir modificaciones en esta y otras medidas prometidas. Por ello conviene esperar para analizarlas, en cualquier caso el efecto de estas medidas sería de aplicación en 2018 es decir, no contaría para la declaración que hay que presentar antes del próximo 2 de julio.

LaVanguardia.com

Anuncios