Valerio: “Los inmigrantes aportarán a la caja de la Seguridad Social”



La ministra de Trabajo reclama unidad ante la “tendencia racista y xenófoba que alimenta bajas pasiones”

La ministra de Trabajo, Migración y Seguridad Social, Magdalena Valerio, ha reclamado solidaridad con los inmigrantes que llegan a España porque “aportarán fuerza de trabajo y eso repercutirá en la caja de la Seguridad Social”. También reclamó unidad ante el avance de la “tendencia racista y xenófoba” que “alimenta las bajas pasiones”, que se extiende por Europa y que “da la impresión de que quiere entrar por Andalucía en este país”.

Magdalena Valerio participó esta tarde en un acto organizado por el Principado con el título “40.ª aniversario de la Constitución, Palabras desde la migración”, en el que hizo un llamamiento al diálogo en el “conflicto territorial muy delicado” que es Cataluña e incidió en la necesidad de recuperar el espíritu con el que se logró pactar la Carta Magna, para lo que “fueron capaces de sentarse a la mesa personas que provenían del exilio, como Santiago Carrillo, y del Régimen, como Manuel Fraga Iribarne”. En el mismo sentido se refirió a los Pactos de la Moncloa, “en un momento marcada por un paro mayor que el que hay ahora, con una inflación disparada, con el terrorismo presente a diario”, señaló.
Pero el discurso de la Ministra se centró fundamentalmente en la migración. Anunció que el Gobierno preparará una iniciativa parlamentaria para regular de manera menos restrictiva el voto rogado -los emigrantes tienen que “rogar” que les dejen votar, a modo de inscribirse en un censo-, que los españoles que viven fuera del país piden que se elimine, para lo que el Ejecutivo necesitaría conseguir la mayoría absoluta en el Congreso, al tener que modificar para ello la Ley Orgánica Electoral.

Valerio también indicó que se está elaborando un plan de retorno para facilitar el regreso de todos los españoles que se tuvieron que marchar durante los años de crisis a trabajar a otros países.

Y en el caso de los inmigrantes, insistió: “La inmigración no es un problema, sino un fenómeno inevitable, imparable, necesario y positivo”, y más en una Vieja Europa y en un país como España en el que la población envejece, y mueren más personas de las que nacen.
-Fuente: lne.es/Marián Martínez